miércoles, 30 de diciembre de 2009

Todos los tiempos, el tiempo (parte 12 del relato del camino)

Ponferrada, la plaza mayor

Queridos amigos de las aventuras (sobre todo de las ajenas! jajaja).

Hoy les escribo desde Ponferrada. Estoy en un albergue parroquial inmenso y muy bien puesto, con internet gratuita y gran bullicio. Unos pocos estamos en la sala-biblioteca, leyendo o estudiando mientras en la planta baja un peregrino sardo toca la guitarra y canta a los gritos para el deleite del resto.

Ayer asistí a algo que jamás hubiera imaginado, una procesión medieval, pero en nuestro veloz tiempo.

El mes de mayo es, en estas latitudes, especial para los labriegos. Durante la semana de la fiesta de San Isidro Labrador hubo rogativas y los curas de los pueblos salieron a bendecir los campos, rodeados de vecinos que llevaban imágenes del santo con flores y cintas que ondulaban al viento. Aunque también hay otras devociones, como la Virgen de Castro (una imagen de un pueblo que se llama Castro, cerca de Astorga), a la que sacan todas las primaveras para pedirle, con una gran procesión, que llueva durante el verano.

Esto último me lo explicaron el sábado en una pequeña iglesia de un pueblo llamado Valdeiglesias. Había entrado para ver el retablo y encontré allí a cuatro viejitas armando ramos para el altar, con MUCHÍSIMAS flores de todos colores. Me acerqué y les pregunté si había un casamiento o era la fiesta del pueblo. Me miraron sorprendidas y me dijeron que no, que por qué preguntaba eso. - Por las flores - les dije. Se miraron entre sí y una me dijo que por supuesto que no, que ponían tal cantidad de flores porque al día siguiente era domingo, y así lo habían hecho toda la vida (y suponían que así se haría en todas partes), que decoran la iglesia con flores que acercan los vecinos cada mañana de sábado. Disimulé la vergüenza que sentí súbitamente y me ocupé en seguir la charla, que derivó en mi llegada a Astorga y la romería de la Virgen, de la que participé, obviamente.


Pendones en la procesión de la Virgen de Castro

Domingo, 7 de la mañana. Misa solemne en la catedral, y a las 7.30 salvas de cañones y campanas a vuelo (por supuesto que nadie piensa en los vecinos que puedan despertarse un domingo a esa hora; claro que no, eso no importa tratándose de la Virgen). Salió la imagen, precedida por toda la gente. Cada parroquia de las cercanías estaba representada con una cruz procesional de plata o bronce (a cuál más linda), decoradas con flores frescas, con las que comenzaba la romería. Seguía una serie importante de obispos y purpurados, con sotana y roquete, algunos con capas y muchos con bonetes (¿de dónde sacarán todo eso?, era como un museo viviente). Luego de andar unas cuadras, la procesión llegó a la ruta y ahí vino lo más impresionante: cuarenta pendones, uno por cada pueblo de la zona, de aprox. 10 metros de altura precedían a la Virgen, y cada uno era llevado por un hombre forzudísimo que lo sostenía apoyado en un cubilete que colgaba de un inmenso cinturón de cuero que llevaba en su cintura. Una de las cosas más vistosas era el izamiento de cada estandarte: unos cinco hombres ayudaban al que lo cargaría, y lo ponían en el cubilete mientras un grupo de músicos acompañaba con redoble de tambores y carretilleo de castañuelas (lo que daba una sonoridad un tanto circense), hasta que el palo era colocado en su sitio, y entonces tocaban un pasodoble o algo similar entre los aplausos de los que estaban cerca, mientras corrían las damajuanas de vino y la tela flameaba con el viento fresco de la mañana. Ver la hilera interminable de estandartes multicolores y los leones rampantes azotándose en el cielo, mientras se escuchaban las músicas mezcladas (mucha flauta y chirimía, castañuelas y tambores; los más pudientes tenían algún bronce entremezclado en el ensamble) era verdaderamente conmovedor, créanme, ... algo así como un clip viviente del Vexilla regis (jajajaja)

Vexilla regis prodeunt:

fulget Crucis Mysterium

(aparecen los estandartes reales / resplandece el misterio de la Cruz)



Rabanal del Camino, mate y acuarelas en el descanso de la tarde


Caminé el resto del día y llegué a Rabanal del Camino, donde me alojé en un refugio de Benedictinos, administrado por una cofradía inglesa. Llovía muchísimo, y 20 metros antes de llegar al porsche del albergue comenzó a granizar. Allí me refugié junto a varios peregrinos, hasta que salió el hospitalero que se limitó a decir: "English hostel and English weather".

Los hospitaleros merecen un capítulo aparte. Son gente hizo el camino y que voluntariamente, durante quince días, administra un albergue de peregrinos. Hasta ahora me han tocado los más diversos: un matrimonio español, un jesuita francés que misiona en Cuba y toma vacaciones como hospitalero, un par de suizos, una irlandesa y un inglés, dos brasileñas, un alemán con su hija...

Te reciben al llegar al albergue, te piden la credencial y te asignan una cama. Todo esto lo hacen casi sin hablar (porque están acostumbrados a que la gente venga de procedencias tan diversas, que han descubierto que lo mejor es hacer todo esto en silencio, comunicándose con miradas y aprovechando que los peregrinos también hacemos todo esto de manera casi mecánica). Luego desaparecen, pero uno sabe que si los necesita están en su habitación, a la que nadie osa llamar ni ingresar, o dejan su número de celular en un lugar visible. Algunos se ocupan de la cena (por ejemplo el cura de San Juan de Ortega, que fiel a las tradiciones medievales, cocina sopa de ajos para los peregrinos, o los del albergue parroquial de Estella, que hacen una cena comunitaria para todos los que quieran acercarse). Finalmente se van a dormir y a la mañana por lo general no aparecen. Los peregrinos se van yendo, según sus necesidades, y "el último cierra la puerta". Eso es todo.

Sin embargo hay algunos que evidentemente disfrutan con su rol. Los suizos, por ejemplo, con su típica obsesión, anotan todo en prolijísimos cuadernos que intuyo que nadie leerá jamás. Cuando es el momento de limpiar se van al cuarto y vuelven vestidos-disfrazados de operarios, con overall y guantes... para pasar la escoba! jajajaa. Una vez que terminan vuelven a sus ropas normales con las que siguen revisando y releyendo los cuadernos. Dan risa, pero al mismo tiempo ternura.



Una cosa que me llama la atención es cómo alguna gente ayuda a los peregrinos. Algunos albergues (como aquel en el que estuve ayer) son de cofradías internacionales. Estos suelen ser gratuitos, y ofrecen mucho más que los de España.

De estos, el que más me impactó fue uno de italianos, en San Nicolás del Ponte Fitero. Les han cedido la ermita de San Nicolás (una capilla románica preciosa), y ahí tienen hospedería con camas para sólo 8 peregrinos, pero con café, leche, agua y galletas a cualquier hora del día, para todo aquel que quiera pasar y tomar. Ni siquiera sabía de ellos, pero cuando iba llegando encontré a un hombre de cara de Papá Noel de vacaciones juntando flores en un pequeño huerto junto a la ermita. Me acerqué atraído por el ramo e instantáneamente el personaje se me acercó y comenzó a hablarme en mal castellano. ¡No se imaginen la alegría que le dio cuando le dije que podría hablarme en italiano!, entonces me invitó a pasar y a tomar algo, y me presentó a su compañero hospedero, con quien me contaron que lo que hacen es recibir a quien quiera y cuando quiera, ofrecen cena y desayuno, y todos los días, antes de que los peregrinos partan LES LAVAN LOS PIES en señal de servicio "perché co ha fatto Cristo" (!!!).

Esta mañana pasé por un pueblo que se llama Manjarín. Es de piedra, y está abandonado, pero sin embargo existe ahí una casita donde una comunidad de supuestos templarios asiste a los peregrinos. Y se repite el esquema: te acercás y hay una mesa con termos de café, leche y agua, saquitos de te y galletas. Cualquiera puede tomar lo que quiera y cuanto quiera. Si uno desea puede charlar con los templarios (que me parecieron bastante new age, pero simpáticos, sin duda), que viven ahí y se dedican exclusivamente a asistir a los viajeros.

Y también recuerdo bien otra mesa de oferta de comida, en una parroquia en un pueblo navarro. Lo atractivo es que aquella estaba mucho mejor puesta. Era como una mesa de cumpleaños, para el que quisiera acercarse al pasar. Había un cartel de invitación, te sentabas y salía el cura con termos para ofrecerte algo caliente e invitarte a servirte cualquier cosa de los platos. Una versión cristiana de la delirante fiesta de no-cumpleaños del Sombrerero Loco de Alicia en el País de las Maravillas.

Y todo esto que parece tan poco (una taza de bebida caliente, un vaso de jugo, una galleta o trozo de torta), mientras vas caminando muerto de calor o frío, o cansancio, es algo realmente maravilloso. He revalorizado mucho con el camino los conceptos de RESTAURANTE (el sitio donde te restauras) y HOSPITAL (allí donde sos un huesped, con todo lo que eso significa).

En fin, se me ocurre mucho para contar, pero tengo que ducharme e irme a dormir, para seguir caminando mañana. Hoy el día fue largo (36 km), y tuve mucha lluvia que entorpeció un poco el paso.

Los pueblos de esta región han vuelto a ser hermosos, igual que aquellos de los pirineos. Las casas tienen paredes de piedra y techos de pizarra. En cada pueblo cambia el color de puertas y ventanas: en algunos verdes, en otros marrones, o incluso cobalto. La vegetación ha vuelto a ser rica, y con la lluvia el suelo va oliendo a diversas plantas, o a resina en los bosques. Hay muchísimos pájaros, con cantos distintos, pero todos negros y con plumaje denso y brillante, de tornasoles azules. También hay infinidad de flores, de todos los colores imaginables (incluso aquellos que jamás vistió Salomón...).

Los dejo hasta la próxima. Gracias a todos por sus respuestas, me alegra mucho que puedan disfrutar tanto con mis relatos, y me alegra más que gracias a ellos ya haya quien poco a poco planea su primer camino a Compostela.



viernes, 25 de diciembre de 2009

Y el Verbo se hizo arte...


¡Feliz Navidad para todos!

Posteo hoy algunas imágenes de pesebres napolitanos. Cuando hice mi tesis en la Escuela de Diseño, basé algunas de mis imágenes en fotos de nacimientos de colecciones de Nápoles. Hace unos meses, catorce años después, pude visitar esa ciudad italiana, casi exclusivamente para ver esas colecciones de imágenes tantas veces analizadas y estudiadas desde fotos ajenas. Saqué muchísimas fotos; como muestra de la maravilla que ahí se ve, y de mi pasión que me llevó hasta ahí, vayan estas cuatro.

También posteo dos versiones de la cantata "La tarantella", de Cristoforo Caresana, un napolitano del siglo XVII. La obra (incompleta en el video) presenta a un grupo de pastores en el campo, que son despertados por ángeles (tal como el relato del Evangelio) para ir a adorar al niño. Lo hacen cantando la tarantella. Imágenes y músicas pueden combinarse en un todo de extrema coherencia: la actualización del nacimiento de Cristo según textos bíblicos y piedad popular, en la presencia de toda la sociedad napolitana de aquel momento, representada en imágenes (pesebres) y en canciones (cantata). La instrumentación de la Cappella della pietá de Turchini me parece sumamente apropiada para una obra que permite tal colorido.

Disfruten de la versión en vivo, y de la magnífica grabación (esta última con más instrumentos, pero ambas llenas de vida). ¡Salud!









Alle selve, alle valli, alle grotte
Adorate sì bella notte,
Alle paglie alla capanna,
Che ogni fiume già scorre manna.

Alle rupi, alle tane, alle selve
E mansuete son fatte le belve.
Ogni piazza nel mondo è fiorita
Mentre torna ne1 mondo la vita.

Alle selve, alle valli, alle grotte
Vagheggiate, riverite, adorate sì bella notte!

Tarantola d’abisso, empio serpente
Or ch’è nato l’Agnello innocente
La tua forza si abbatterà.
Piangi, trema, singhiozza, sospira
Nel tuo regno d’oscurità.
Viva, viva l’Eternità!

Tarantola ch’in Cielo il nido avesti
Ma per troppo volar cadesti
Da quel trono di maestà,
Or che il Verbo dal Cielo è disceso
Il tuo dente non ferirà.
La superbia così va!

Tarantola ribelle, fulminata
Or che in terra la luce è nata
Nova fiamma ti struggerà!
Si raddoppino a te le catene
Or che ha l’huomo la libertà:
Chi pugna col Cielo mai vincerà!
Or che al bosco fiorisce ogni pianta
Or che al prato fiorisce ogni stelo
Or che in Cielo risplende ogni stella
Replicate la tarantella!

Alle selve, alle valli, alle grotte,
Adorate sì bella notte,
Alle balze, alle sponde, ai ruscelli
Scotono i zefiri gli arboscelli;
Fa l’erbette fiorire nel prato

L’Alto Monarca che in terra è nato.
Ai campi, alla riviera,
Ride nel verno la primavera.
Alle selve, alle valli, alle grotte,
Vagheggiate, riverite, adorate sì bella notte!

martes, 22 de diciembre de 2009

La cultura que nos toca

Prevengo al lector, ante todo. Esta entrada no pretende dar solución a ningún problema, y quien la escribe no puede todavía dar respuestas a lo que plantea.

Hace un mes viajé a Mendoza. Coincidió mi visita con un concierto en el que tocaban varios amigos (una misa de Bach, y una selección de arias de cantatas, del mismo autor). Para corroborar horario y dirección del mismo, busqué los datos en el diario Los Andes de ese día. Era el único concierto de música clásica que había ese día en Mendoza, y sólo aparecía una gacetilla mínima con los datos imprescindibles. Sin embargo, en la cabecera de la misma página aparecía una nota inmensa a Zulma Lobato (un travesti decadente que se hizo famoso por su ridícula y grotesca estampa al querer cantar una conocida canción de telenovela). Alternativamente, recibí chismes diversos acerca del infeliz personaje.

Volví a Buenos Aires y durante unos días olvidé el incidente. Pero comenzó a resonar por todos lados un nuevo nombre: Ricardo Fort.

Que ciertos nombres aparezcan en determinados contextos, es previsible. Recuerdo cuando trabajaba dando clases en un barrio marginal, que me planteaba la existencia de dos universos paralelos, de los que me tocaba entrar y salir todo el tiempo. Ellos hablaban de sus personajes, y nosotros de los "nuestros" (suena horrible todo esto dicho así, pero es real. Yo me sumergía por unas horas en el mundo de ellos y luego volvía al mío, quizás por eso fue que no trabajé más ahí, porque era imposible asimilarlos al mío, y porque no podía yo insertarme en aquel). Lo increíble es que el nombre del Sr. Fort surgió por todos lados, y de las bocas menos esperadas:

Tomaba exámenes y mis colegas de la mesa, mientras esperábamos que los alumnos dieran un escrito, comenzaron a "criticar" a Fort (¡pero bien que sabían todo sobre él!).

Un amigo del interior (destacado ilustrador, famoso por la profundidad de sus trabajos) vino a Buenos Aires y me avisó por mensaje de texto a mi celular: "Ya estoy en la tierra de Ricardo Fort".

Un conocido, director de orquesta, haciéndose el risueño, pone en su estado de facebook: "tuve pesadillas, soñé con Ricardo Fort", a lo que llovieron comentarios supuestamente hilarantes.

Anoche, mientras volvía a casa en el tren, leía la revista ADN Cultura (un número viejo, debe tener tres semanas), y encontré ahí la crítica del libro "Zonas húmedas" de Charlotte Roche. Copio de la revista: "Después de haberse rasurado la zona anal y causado una grave fisura, Helen es llevada al hospital donde tiene que ser operada de inmediato. A eso le sigue una investigación corporal rabelesiana, en la que Helen recuerda extrañas experiencias sexuales, su enfermizo onanismo, cómo se trabaga la cocaína en bolsitas de papel higiénico y tomaba el vómito de sus amigas...". Concluye el artículo diciendo que es sólo una provocación gratuita adornada con fetichismo, pero que es record de ventas (¡y pensar que para leerlo hay que pagar 86 pesos!!).

............................................

No tengo dudas. Estos personajes se van a desvanecer rápidamente, y quedarán en el limbo del olvido, del que serán rescatados alternativamente por demonios mediáticos que intentarán sacarles las últimas gotas de sangre y dinero, y por ángeles del conocimiento que los estudiarán como a ratitas blancas, en sus inmaculados laboratorios de la investigación sociológica.

Tampoco me alarmo. No compiten con mis actividades, ni con mis intereses inmediatos.

Sin embargo me siento como abatido y por un momento veo todo extremadamente oscuro. Ingenuamente pensé que esos personajes "marginales" estaban lejos de mi pequeño mundito en el que intento hacer reinar a la belleza. Y de pronto, me doy cuenta, que no es tan así. Compartimos buena parte del público. Y adivinen quiénes tienen más poder de aparición masiva.

viernes, 18 de diciembre de 2009

El nuevo telón del Colón

El Teatro Colón entregó hoy el premio al diseño ganador para nuevo telón, que será estrenado el año que viene, con la reapertura de la sala.

Los ganadores son Guillermo Kuitka y Julieta Ancar. Desde mi punto de vista, la propuesta es interesante, pero le falta algún giro de tuerca. De todos modos, la Memoria Descriptiva que ajunto (es la del trabajo), puede tirarnos pistas para descubrir la traza y las ideas de los autores al llevar esto adelante.

¿Qué les parece?



MEMORIA DESCRIPTIVA

Qué es el Colón?

Esta pregunta fue determinante para el diseño de la pieza de ornamento del nuevo telón.

Un estudio de investigación comparativa entre teatros de ópera, más un detallado análisis y vinculación conceptual entre su arquitectura y lo que representa culturalmente. Su carga de valor histórico y de excelencia artística. Fueron algunos de los elementos que encuadraron al enfoque que elegimos para desarrollar este proyecto.

La carga simbólica es herramienta fundamental para la conceptualización que estructura todo este trabajo.

A partir de formas predeterminadas, construimos nuevas.

Partimos de una planta de arquitectura. La planta de la sala.

La sala, como corazón. Allí sucede todo. Allí tiene lugar el hecho artístico. Allí la música, la danza, la ópera y toda la tradición del Colón tienen su espacio. En la sala el espectador vibra. Descubre y redescubre. Siente…

La planta de la sala: símbolo.

La asociamos y vinculamos morfológicamente con una lira. Ícono del arte musical por excelencia.

Y de allí se desprendieron dos representaciones diferentes , las que hemos decidido presentar como dos opciones o proyectos , y los llamamos: APOLINEO y DIONISÍACO.

DIONISÍACO

Buscamos representar lo musical que el Colón genera. Así surge esta imagen.

Establecimos una relación visual de significación entre su ubicación en el paño y la representación del concepto “musical”. Las plantas‐liras ordenadas en un sentido y otro, construyendo un patrón.

Una gran guarda. Como la del telón original. De similares proporciones. Una guarda que funcionalmente no interfiere al mecanismo en cuestión.

Una guarda contemporánea, que plantea también un diálogo cromático y morfológico con la tipología circular dominante (Friso de Boca, Manto de Arlequín, y la propia Cúpula)

La técnica elegida, también es la del bordado tradicional. Sobre apliques de raso. E hilados brillantes en tonos dorados.

La paleta de colores se encuentra detalladamente articulada y en diálogo con el Manto de Arlequín. Dorados, rojo carmín, celestes y rosados estructuran la paleta cromática de la intervención ornamental propuesta en este caso.

sábado, 12 de diciembre de 2009

un video para pensar...



Posteo hoy este video de Bernstein. El link me lo pasó mi amigo Mariano Fidanza, junto con un artículo en el que defiende que "LA INSTANCIA DE CONCIERTO HA QUEDADO OBSOLETA" (tema que podemos discutir indefinidamente, con él y con ustedes).

Si tienen diez minutos, mírenlo. Se van a encontrar con un organizadísimo concierto didáctico, ofrecido hace unos cincuenta años en Nueva York, y con muchas ideas que propone el director (si quieren, en You tube está la continuación, y hay muchos videos más de esta serie (muchos profesores de música de escuela podrían encontrar acá la fuente de inspiración para dar mejores clases, pero para eso deberían tener otra onda, y eso es harina de otro costal).

Hoy no voy a dar respuestas, pero sí preguntas (prometo, en estos días las respuestas).

¿Les parece que la idea de Bernstein es cierta?
¿Les parece que todo lo que no es sonido en la música es EXTRA? ("... and if it is extra, is extra")
¿Están convencidos de que la música "se trata de nada"? ("music is never about anything")

Disfruten del video, y si pueden vayan a concierto. Y si quieren que siga habiendo conciertos, lleven a sus niños a escuchar música en vivo. Saludos desde un agradabe día nublado en Buenos Aires.

martes, 8 de diciembre de 2009

Acuarelas del Camino de Santiago, primera entrega


Cada vez que voy de viaje llevo mi pequeña caja de acuarelas, y algún block, como para hacer apuntes rápidos y livianos donde quiera que me encuentre. Me encanta sacar fotos, y de hecho tengo grandes cantidades de imágenes capturadas de cuanto viaje y excursión he hecho, sin embargo dibujar o pintar me permite aprehender y percibir los sitios de otra manera.
Tengo muchas acuarelas de diferentes lugares, y la idea no ha sido nunca mostrarlas, sino tener un recuerdo más vívido de momentos y lugares especiales. Sin embargo algunos amigos me incitaron a subir estas imágenes al blog, y por esta vez me animo.
Hice unas veinticinco acuarelas en el Camino de Santiago, en mayo de este año, mayormente de iglesias de los pueblos. Posteo hoy las primeras cinco.


San Nicolás - Villafranca del Bierzo

La Inmaculada - Hontanas


San Pedro Telmo - Terradillos de los Templarios


Monasterio de San Juan de Ortega - San Juan de Ortega


San Salvador - Sarria

sábado, 5 de diciembre de 2009

de sueños y soñadores (parte 11 del relato del Camino)

Hoy posteo un texto que escribí desde Astorga. Tras dejar el horrible pueblo de San Martín del Camino, esta ciudad me pareció un paraíso, desde todo punto de vista. Nuevamente me encontré con el paisaje urbano, y con un sitio con personalidad real, gente amable y posibilidades diversas. Disfruten el relato.


Hoy les escribo desde Astorga. Una ciudad hermosísima (cualquier cosa es mejor que el poblacho donde estuve ayer), con una catedral gótico-renacentista-barroca que es espectacular, con museos hermosos, con un palacio neogótico de Gaudí, con un albergue buenísimo en el que dormiré esta noche y con una pizzería donde acabo de comer (hace como un mes que no comía algo tan sencillo y delicioso, no saben la felicidad!).

La ciudad alberga tesoros. El museo catedralicio no se puede creer; hay pinturas, esculturas, y sobre todo magníficas piezas de orfebrería y mobiliario (armarios taraceados, Cristos de marfil o coral en cruces de oro que se apoyan en burbujas de cristal de roca, cruces procesionales repletas de pedrería, cálices románicos....), en fin, un deleite, al menos para mí.

Cuando comencé a comentar a amigos y familares acerca de mis ganas de hacer el Camino de Santiago me sorprendió que muchos me dijeran que ese era "el sueño de sus vidas", pero que no podrían realizarlo por causas diversas. En varios casos, tras la confesión de la frustración, varios me comentaron que les parecía "admirable" que yo pudiera hacer lo que estoy haciendo.

Esto ha dado muchas vueltas en mi cabeza en estos días, en parte porque al principio no lo entendía, y luego porque una vez que pude comprenderlo, me cuesta creerlo.

¿CÓMO ES POSIBLE QUE NOS ADMIREMOS DE QUIEN HACE SIMPLEMENTE LO QUE QUIERE? Admirable es quien hace lo que no quiere, y sin embargo se lo aguanta (por lo que sea) y sigue haciéndolo, pese al dolor, la frustración y la incomodidad que resulta no seguir nuestras pasiones o pulsiones.

También pensé mucho en lo que me costó decidirme (tampoco crean que fue tan fácil). Sabía que quería hacer esto, y que ahora era EL momento (por la edad, por mi situación laboral-familiar-social, porque tenía la plata y la salud como para embarcarme en esto, etc.), sin embargo no me animaba porque me parecía una locura dejar todo (¿todo qué?) por un mes y medio. Me atreví finalmente, junté coraje para despedirme de mi mundito de nimiedades por cincuenta días, y gracias a la ayuda de algunos amigos que me empujaron a la decisión final, compré el pasaje, y comencé la aventura desde ese mismo momento (si es que esto es una aventura..., creo que no).


La fachada principal de la Catedral de Astorga

Finalmente busqué en estos días una manera de comentarlo con todos ustedes. Y esta mañana, tras días de cavilación, se me ocurrió el siguiente gráfico.

Cada cruz es uno de los meses de mi vida (en realidad faltan 8, para se exactos), y en medio hay una más grande y coloreada, que es este mes que dedico a un sueño esperado. Mírenlo y vean la NADA de tiempo que es un mes en nuestra vida.

x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x

x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x

x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x

x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x

x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x

x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x

x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x

x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x

x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x

x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x

x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x

x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x

x x x x x x x x x x x X x x x x x x x x x x x

x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x

x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x

x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x

x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x

x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x

x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x

x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x x

Y lo bueno es que ese mes, sólo ese mes, puede ayudarnos a vivir mejor (aunque felizmente no nos transformemos en nada más que en nosotros mismos).


El palacio arzobispal, obra de Gaudí


¡Amigos!, ¡cómo no animarnos entonces a dedicar un tiempito para concretar deseos, anhelos y fantasías!!!. Imagínense si durante un mes trabajáramos todos los días cuatro horas en un proyecto, o si durante ese tiempo dedicáramos un par de horas a leer sobre ese tema que hemos postergado durante años, o (lo que es mejor, definitivamente), si dedicamos el mes COMPLETO a hacer-seguir-desarrollar-estudiar-concretar nuestro sueño. Seríamos todos más felices: los que dejaran de ser soñadores para ser REALIZADORES y los que los rodeamos, al verlos tan bien.

Para ir cerrando les transcribo un fragmento de un mail que me mandó una amiga, en respuesta a uno de estos multi-correos (ya que ustedes reenvían, voy a empezar a copiarme). Léanlo, coincido plenamente:

Me quedé pensando mucho en uno de tus mensajes anteriores en el que contás el que la gente te pregunta si cambiaste. Y coincido con vos, qué difícil es saberlo uno mismo (...). Creo que los verdaderos cambios se producen sin que nosotros casi los notemos porque somos algo así como imágenes en movimiento permanente. Estamos tan acostumbrados a la espectacularidad y el egocentrismo que creemos que cambiar es algo así como teñirse el pelo. Esas pueden ser decisiones pero no cambios. El alma respeta otros tiempos. En eso la vida se parece bastante a la pintura; cuando los cambios son profundos no se ven inmediatamente sino después de algún tiempo, e integrados siempre a un proceso. Obviamente que algo de lo que estas viviendo provocara una transformación, y también nosotros seremos distintos a tu regreso.



Una imagen de la Virgen, del museo catedralicio de Astorga


Hoy ví muchas vírgenes románicas en diversos museos (y estos días previos también miré otras tantas), y todas coinciden en la SONRISA que se contagia siempre que las mirás.

Luego vinieron las vírgenes gótico-renacentistas que se humanizaron más y más, y después las barrocas con su carga sensual y sus piernas sugeridas tras la voluptuosidad de sus vestidos. Y finalmente llegaron las clásico-románticas, con sus caras de piedad triste, con sus cejas levantadas, caras sin color y frialdad distante. De esas no hemos podido salir, hasta hoy. ¡Qué pena haber sido hijos de esa fe frustrante que hasta a María le dejó cara de culpa!

Los dejo ahora, con la sonrisa que me dura y con la esperanza de poder transmitírselas.

Hasta pronto

sábado, 28 de noviembre de 2009

El futuro vivo

Recibí, por conocidos, información del PRIMER FESTIVAL METROPOLITANO DE MÚSICA ANTIGUA, que tuvo lugar en Santiago de Chile, hace aproximadamente un mes. Y ahora me enviaron el link a un video que acabo de ver y quise postear instantáneamente, pues me ha dejado contento, emocionado e incluso envidioso de ver cómo en otros sitios se puede trabajar con adolescentes con cualquier repertorio.

Hace muy poco tuve que dejar de dirigir el coro de un colegio secundario porque el Rector General me dijo que "el repertorio coral es muy aburrido, y que sería mejor hacer arreglos de otro tipo de cosas" (en el mismo colegio me pidieron hace unos meses que ensayara con el coro unas obras corales en homenaje a Michael Jackson, así que imagínense). Me perdí un trabajo y un grupo de jóvenes que me encantaba, y por un momento me sentí un idiota al haber intentado hacer música antigua con adolescentes, pensando que eso ya no va (el conjunto instrumental del colegio al que yo asistía se dedicaba mayormente al repertorio antiguo, pero pensé que eso era algo totalmente pasado de moda).

Me alegra pensar que se puede seguir trabajando seriamente.

Y otra cosa: en Chile, dentro de veinte años, va a haber público para los recitales de música barroca. Acá vamos a seguir pensando que hacer música de cámara es parte de la resistencia (espero estar jubilado para ese entonces).

Si quieren más información sobre música antigua en Chile, les recomiendo este blog (no apto para envidiosos): www.musicaantiguaenchile.blogspot.com

Prohibido suicidarse en primavera (parte 10 del relato del Camino)


Hoy posteo un relato escrito en San Martín del Camino, uno de los pueblos más inhóspitos y desagradables de la etapa castellana del Camino de Santiago. El contraste con León fue tan tremendo que me costó habituarme a un sitio de apariencia tan horrible. No todo fue tan tremendo, ahí conocí a Ubaldo Martínez Millán, un buen compañero de camino y excelente amigo con quien llegué hasta Santiago. Aquí va el relato...

.......................................

Hay pueblos muertos (y todos conocemos alguno), pero hay otros peores, que en realidad parece que fueron ASESINADOS. Y hoy estoy en uno de esa categoría, se llama "San Martín del Camino". Imagínense un lugar donde no hay NADA para ver, ni para hacer. Intuyo que así habrá sido el pueblo de María de Nadie, por eso es que la tira comenzó cuando ella se fue a sufrir y a enamorarse del patrón en Buenos Aires, porque si comenzaban con esto, el rating hubiera sido negativo!. Es algo así como un pueblo de la Patagonia, con un poco más de casas, pero igual de fantasma, es que no hay gente!!!, una cosa insólita. Otro sitio para NO volver en la vida.

El camino sigue presentándome gentes diversas. Es que están por todos lados, y siempre hay alguno que te habla, que se acerca con curiosidad ("Así que tù eres EL argentino?"), o con necesidad de algo, o simplemente para matar el tiempo.

Ayer pintaba yo en una calle de León, sentado junto a un tacho de basura en una calle inmunda del "Barrio hùmedo" (la zona pobre), desde donde tenía la mejor vista de la iglesia más antigua de la ciudad (Santa María del Camino). En eso se me acerca un tipo, levanto la vista y reconozco a un peregrino que había visto hace días, y que era particular porque va con su perro (!!!), un animal negro, bien parecido a un lobo. Se acercó y me contó su historia: Es maestro especial, y estaba trabajando en un instituto con niños autistas, se descuidó y una niña cayó por la ventana y quedó en coma, entonces prometió a Santiago que si ella salía de ese estado, él peregrinaría ininterrumpidamente durante un año; y eso es lo que está haciendo, pues la niña mejoró y, según él, es un milagro de Santiago. Eso le hizo renunciar al trabajo y pelearse con su mujer, que no entendió sus motivos para salir por los caminos. Ya caminó más de OCHO MIL KILÓMETROS, y sigue dando vueltas por todos los caminos de Santiago (sabrán que hay más de una ruta posible), y está escribiendo un libro con sus mùltiples aventuras. En el camino encontró ese perro abandonado y lo adoptó, con él ha caminado muchísimo, y segùn él (agárrense), el perro es... LA REENCARNACIÓN DEL LOBO DE GUBBIO (jajajajaa, menos mal que no me dijo que él es la reencarnación de Francisco, porque no hubiera podido seguir pintando de la risa). En fin, más allá de todo lo delirante, es un personaje, otro de los multipersonajes de estos lares.


la iglesia de Santa María del Camino, en León

También he encontrado gentes que hacen el camino AL REVÉS (comenzando en Santiago) otros que alternan tramos en micro con otros caminando, algunos que van en bici y vuelven caminando (o viceversa), o una chica alemana que conocí ayer que va con su padre, y comenzaron cerca de Lugo, fueron hasta Santiago y ahora vuelven hasta no sé qué otro lugar para reencontrarse con amigos.

Las historias son muchísimas, y sumamente diversas. En principio somos todos iguales, ya que vamos todos casi uniformados (los mismos zapatos, los mismos pantalones bolsudos, mochilas del mismo tipo, etc.), pero a medida que uno va conociendo a la gente, se va enterando de sus cosas, y aparecen ahí las historias de vida, o los estados y procedencias inimaginables. Hay gente que tiene muchísimo dinero, altos ejecutivos de empresas, políticos de carrera, estudiantes universitarios o de posgrado, docentes, gentes que han ahorrado con gran esfuerzo para hacer el viaje, etc. Sería largo contar historias, pero créanme que hay cantidad. De pronto la antigua canción de peregrinos a Montserrat toma sentido y se hace actual:

Concurrunt universi gaudentes populi

divites et egeni, grandes et parvuli...


la espadaña de la iglesia parroquial de San Martín del Camino
(único detalle fotografiable de un templo para olvidar
)

El peregrinaje sirve también para entender otras épocas y pueblos. Hoy pensaba, por ejemplo, en la afición y en el interés que provocaban los perfumes al pueblo israelita de la Biblia. Y es que cuando uno va andando con lo mínimo, deja cosas de lado, como por ejemplo los artículos de tocador. Ayer en León me maravillaba al sentir los olores de la gente perfumada, y hoy me deprimía de sentir el de mi propio sudor al caminar bajo el sol del mediodía. Traje un perfume, pero es mínimo (una muestra de esas que te regalan en algùn free shop cuando hay promociones de marcas nuevas), y lo usé para mi cumpleaños, guardándome el resto para cuando llegue a Santiago. Y sí, por acá también, el perfume es un tesoro.

En algunos mails que recibí hoy me decían que debo estar feliz de ver tanta maravilla. Lo estoy, por cierto. Sin embargo, hoy durante la mañana, pensaba que el mayor premio es poder disfrutar durante más de un mes, TODOS LOS DÍAS, del cielo inmenso, del horizonte lejano, del viento fresco del amanecer en la cara mientras caminamos sin apuro... lo único que extraño (realmente) es la noche, la noche estrellada y profunda. En algún pueblo próximo pagaré un hotel y no un albergue, para poder volver tarde y hacer una caminata por la negrura estrellada.

Hoy a la tarde pintaba una acuarela en la calle muerta de este pueblucho. En eso pasa un tipo y me saluda en inglés (parecía yankee). Mira mi trabajo y me dice "qué hacés en un pueblo como este, casi tan horrible como Varsovia y pintando"... Lo miré con cara de nada, levanté las cejas y fruncí un poco los labios (era demasiado obvio lo que estaba haciendo). Pareció confuso, y quizás enojado, entonces agregó "yo que vos no pintaría, porque en el papel las cosas se ven mejor que en esta triste realidad", y se fue. Me alegró la tarde, quizás de eso, justamente de eso, se trate el arte.

Hasta la próxima, pronto.



domingo, 22 de noviembre de 2009

10 años de Cantabile. FELICIDADES!!!!

el staff actual de Cantabile. De izquierda a derecha: Ramiro Albino, Pablo Lucioni, Graciela Nobilo, Patricia Casañas, Alicia Galvele, Daniel Varacalli, Gustavo Otero y Claudio Rattier

La semana pasada salió el número aniversario de la Revista Cantabile, en la que tengo la alegría de escribir. Es una alegría saber que el esfuerzo de Claudio Rattier y Graciela Nobilo, ha podido durar tanto. Posteo a continuación la nota editorial de este número.

Editorial 10° aniversario

Hace 10 años, el 18 de noviembre de 1999, a la entrada de la primera función de la ópera Salome de Richard Strauss se entregaba en mano, gratuitamente y en todas las puertas de acceso al Teatro Colón, la edición N° 1 de Cantabile. Con una ilustración de tapa compuesta por una secuencia de dibujos de Aubrey Beardsley, la revista era recibida con asombro por el público. Para nosotros la expectativa era enorme. No había sido fácil que Cantabile viera la luz. Llevaba casi dos años de gestación a partir de un trabajo sobre publicaciones periódicas presentado en la carrera de Edición de la UBA, y acababa de nacer para hacerse realidad. La idea de una publicación gratuita que se entregaba en mano al público asistente a los espectáculos de música clásica nos entusiasmaba, era nuestra estrategia para llegar de manera directa y efectiva a los lectores. La intención que prevalecía en nuestras mentes era ofrecer un espacio a los artistas argentinos y a las asociaciones musicales que no contaban con un medio gráfico especializado. Queríamos contribuir a cubrir ese vacío con una publicación que compendiara la información que se publicaba de manera dispersa, o que directamente no encontraba espacio para su difusión. Buscábamos dar a conocer el trabajo de tantos artistas de talento que iban surgiendo y difundir la inestimable labor de las asociaciones musicales.

En ese momento existía la recordada Revista Clásica, que se vendía en los quioscos. Una de sus razones de ser era llevar al lector la programación de Radio Clásica, y su línea editorial y contenido se diferenciaban mucho de los de nuestra publicación. Lamentablemente, tanto la radio como la revista dejaron de existir hace años. Lo mismo sucedió recientemente con Radio Amadeus, que también publicaba una revista que llegaba a los lectores por medio de una suscripción. Otras publicaciones como Música Hoy (información general) o Páginas Musicales (orientación didáctica), siguen con esfuerzos el camino incierto que a todos nos impone la falta de apoyo.

Actualmente los teatros oficiales, el Colón y el Argentino, cuentan con muy buenas publicaciones que difunden exclusivamente su programación. Estas revistas de corte institucional, tienen en común su producción en una misma empresa privada.

Si hacemos un repaso de los últimos años, nos encontraremos con que los diarios principales de la ciudad de Buenos Aires cada vez han reducido más sus espacios dedicados a la música clásica. En algunos casos prácticamente se han evaporado, mientras que en otros se redujeron drásticamente para dar lugar a ciertas expresiones del espectáculo, como por ejemplo la televisión y sus programas de alto rating, simplemente porque “venden más”. Sí, no nos sorprendamos, en una sociedad mercantilista y cortoplacista la cantidad prima sobre la calidad, y la preservación de los valores culturales interesa poco porque se cae en el lamentable error de ver a la cultura como un “negocio poco rentable”.

Ante esta carencia, poco a poco nos convertimos en un canal de difusión altamente considerado por el público, las instituciones y los artistas. Con 10 años de trayectoria, Cantabile atravesó períodos muy críticos y casi milagrosamente no rompió su continuidad. Sí, contamos con muchas adhesiones, pero nos sostenemos gracias a los aportes de todo tipo de empresas. Y en un medio en el cual la falta de conciencia empresarial hacia la cultura es algo conocido, el sostén de nuestra publicación resulta difícil. Por suerte no todo ha sido indiferencia, y a lo largo de estos 10 años pudimos contar con el respaldo de empresas que creen en nuestra razón de ser.

¿Qué pasa con la posibilidad de una ley que permita al sector empresario que parte de los dineros destinados al fisco vayan a la cultura? Una ley de mecenazgo a nivel nacional no existe. Sí dispone de esta ley la Ciudad de Buenos Aires. Desde estas páginas destacamos la importancia de esta herramienta para la financiación cultural, celebramos su puesta en marcha. Comenzar a revertir la desinformación que impera en las empresas, que en muchísimos casos no están enteradas de la existencia de la Ley de Mecenazgo porteña, es otra de las asignaturas pendientes de la comunidad cultural en su conjunto.

Hoy llegamos a la edición de nuestro 10° Aniversario. A lo largo de estos años hemos sido testigos de todo tipo de avatares en la vida musical de Buenos Aires, tanto negativos como positivos. Desde la crisis padecida por nuestro principal referente, el Teatro Colón, hasta la aparición de un progresivo número de instrumentistas, cantantes, directores, agrupaciones vocales e instrumentales de la más variada magnitud, y nuevas asociaciones de diversa importancia y calidad. Este “universo musical” necesita comunicar su actividad y, a su vez, el público requiere informarse de una abundante oferta. En la medida que lo permiten sus cinco ediciones anuales, Cantabile acompaña a la música y a sus seguidores. Tenemos en común el amor por algo que nos alienta y justifica nuestros esfuerzos más allá de incontables adversidades. Si muchos de aquellos a los que tan difícil les resulta encontrar un canal de difusión, se sienten acompañados por nosotros, y si los lectores han encontrado en nuestras páginas una eficaz vía de información, daremos por cumplida nuestra misión en estos primeros 10 años de labor. También apostamos al sostén de nuestra continuidad y a que las políticas culturales favorezcan a nuestro medio musical, cuyo ferviente entusiasmo a lo largo de los años se muestra irreductible.


Graciela Nobilo Claudio Ratier

Directora Editorial Director


contador de visitas